lunes, 19 de junio de 2017

La chica en la niebla | Donato Carrisi


La chica en la niebla de Donato Carrisi
Duomo ediciones
384 páginas

MI OPINIÓN

Anna Lou una joven de 16 años ha desaparecido en su pequeño pueblo. En un principio se cree que ha podido ser una desaparición voluntaria, pero nada de la actitud de la chica lo hacía prever. Una buena relación con sus padres, religiosa, voluntaria de su congregación, estudiosa y a todas luces una niña feliz. El caso empieza a volverse más complicado cuando aparece en escena Vogel, un investigador caído en desgracia después de que en su caso anterior falsificara las pruebas para encerrar a un culpable, y al que le encanta la atención mediática.

La chica de la niebla supone un cambio de registro de Carrisi, que ya no nos trae un thriller con un ritmo infernal si no que nos invita a tomárnoslo con calma, nos lleva por donde quiere y con el tempo que considera pertinente, y aún así el libro se queda pegado a tus manos, exigiendo al autor que continúe, que te cuente por fin qué se esconde tras la niebla.

Dentro de sus páginas nos encontramos también una crítica nada velada a los medios de comunicación sensacionalistas que hacen del dolor ajeno su negocio, así como a la gente que se deja llevar por los mismos asistiendo a la desgracia ajena como si fuera un espectáculo, haciéndose cómplice de las artimañas utilizadas por los primeros. Unos medios a los que no les tiembla el pulso para ensalzar o bajar al mismo averno a cualquiera, sólo por conseguir la audiencia necesaria, dando igual lo que arrastren o destruyan a su paso, si es culpable o inocente, todo vale en ese circo mediático.

Para quien también todo vale es para Vogel, un personaje con el que es imposible empatizar. Todo un narcisista, pagado de si mismo, al que le encanta recibir la luz de los focos, alimentar a la bestia justificando cualquier medio para conseguir dicho fin. Tiene una necesidad constante de ser elogiado y se cree por encima del bien y del mal, ni siquiera esta al lado de las víctimas, si no que las utiliza, las elige incluso, para conseguir su objetivo.  Con un protagonista así hubiera sido fácil desconectar de la historia, pero ahí es donde se refleja la gran labor de Carrisi, que consigue que no quieras abandonar la lectura en ningún momento.

En definitiva, me ha gustado mucho este nuevo estilo del autor. Me gusta que me sorprenda y le salga bien, que consiga toda mi atención mostrándome las cosas despacio, a su ritmo, me ha gustado esa crítica profunda que encontramos entre sus páginas, nada forzada, muy bien implantada en la trama. Ha conseguido que dudara de todo y de todos. Y sobre todo me ha encantado ese final, que no sólo creo que queda  a la altura de la novela si no que deja el listón alto. Me quedo con unas ganas tremendas de seguir leyendo todas las propuestas que nos traiga Carrisi. 

Besos

lunes, 12 de junio de 2017

El baile de las luciérnagas | Kristin Hannah

El baile de las luciérnagas de Kristin Hannah
Editorial Suma de letras
616 páginas

MI OPINIÓN

Katie y Tullie no pueden ser más distintas. La primera de ella es la niña introvertida, poco sociable, tímida y con una vida social prácticamente nula. Mientras, Tullie es el extremo opuesto, la más popular, la que capta todas las miradas y es el centro del instituto. Nada hace presagiar que estas dos se conviertan en la mejor amiga la una de la otra, y, sin embargo, así sucede. Sus vidas se entrecruzan y acaban construyendo una amistad que se irá consolidando a lo largo de los años.

El baile de las luciérnagas consta de cuatro partes diferenciadas, cada una de las cuales recoge una década de la historia de esta amistad, comenzando desde los setenta. Esta manera de dividir la historia crea una peculiaridad que me ha parecido interesante y es el retrato social y la evolución de la sociedad a lo largo de los años, con cambios culturales en cada época.

Si bien la historia comenzó bien, empezó a torcerse poco a poco, hasta el punto de hacerme perder un poco el hilo, no porque la novela sea difícil de seguir, sino porque fui incapaz de empatizar con las protagonistas. Me encontré con dos mujeres que se movían en polos completamente opuestos, sin dar lugar a ningún gris, a ninguna zona de conexión o de realidad. Una historia de blanco o negro que no entiendo como real. ¿Acaso triunfar profesionalmente lleva aparejado como condición sine qua non el no poder querer formar una familia? Esta claro que siempre habrá que hacer concesiones, pero no creo que una mujer, por el hecho de serlo, deba posicionarse en un lado u otro sin ambicionar lo opuesto como si fueran cosas que se repelen.

Todo lo anterior me llevó a estar más pendiente de los clichés que aparecen a lo largo de la novela que a estar pendiente de una historia que se diluyó por completo para mí, esa amistad del principio acabó convirtiéndose en una historia que para mí esta mas cerca del sometimiento, de la imposición de una sobre la otra.

El final me apreció predecible y sobre actuado, casi me apreció que la autora me forzaba a llorar, a sentir pena, y cuando me pasa eso con los libros me da mucha rabia. 

Aun así reconozco que estamos ante un libro de lectura fácil, las páginas vuelan, y reconozco una buena prosa, delicada, que hace que a pesar de esta pequeña desilusión, me queden ganas de leer El ruiseñor, lectura que viene recomendada por muchas personas de las que me fío con los ojos cerrados. Creo que ese si será un buen acercamiento a la autora.

Besos

miércoles, 7 de junio de 2017

El cielo robado | Andrea Camilleri


El cielo robado de Andrea Camilleri
Gatopardo ediciones
120 paginas

MI OPINIÓN

Nunca había leído a Camilleri, pero después de acertar con este librito, creo que no será la última vez que me adentre en una historia del autor. Creo que dejar por escrito esta intención al inicio de la reseña os puede hacer saber lo agradable que ha sido su lectura.

El cielo robado tiene como historia de fondo una anécdota real, contada por Jean Renoir hijo del genio impresionista Pierre Auguste Renoir, según la cual el pintor pasó unos días en la localidad siciliana de Agrigento junto con su amante modelo y futura esposa Aline Charigot y la eventual posibilidad de que allí pintara una serie de cuadros que hoy en día están desaparecidos y de los cuales no se sabe nada.

Confiesa Camilleri que al leer esta anécdota en la biografía del cineasta empezó a entretejer los mimbres de esta historia que consigue, a pesar de su brevedad, resultar de lo más interesante.

En Agrigento vive Michelle Riota, un notario sesentón y viudo que en su juventud escribió un libro sobre su fascinación por la obra del pintor y la participación de éste en la restauración de unos frescos de la iglesia de Capistrano. Dicho ensayo tuvo muy poca difusión, por eso desde un primer momento extraña que de repente le escriba una carta la misteriosa Alma Corradi para mantener lo que en un principio parece una charla informal sobre la posibilidad del viaje del maestro a Agrigento. El grueso del libro lo componen las cartas que Michelle envía a Alma con las distintos averiguaciones e hipótesis que van conformando.

Alma se descubre como una mujer cautivadora, capaz de enredar al viejo notario con su sensualidad, algo que empieza a preocupar  a Giorgio, el sobrino y ayudante en la notaría de Michelle.

Basta decir que llega un momento en que el notario desaparece, y entonces comienza Camilleri a cambiar de registro, dando un vuelco a la novela policíaca, incluyendo en esta parte un testimonio del propio sobrino y los informes policiales y judiciales de la investigación. 

Con esta estructura no resulta difícil imaginarse la agilidad de la novela que se puede leer en una tarde sin dificultades, espoleados por la curiosidad que levanta no sólo la historia de fondo sobre Renoir, sino también la desaparición del protagonista. Llama también la atención la mezcla de estilo entre las cartas y la novela más policial con la que nos encontramos después, que, aunque pueda parecer que choca un poco, lo cierto es que Camilleri hace que casen muy bien, sin que resulte estridente.

El cielo robado es una novela muy disfrutable, y totalmente recomendable, que dura nada y menos en las manos, que deja con buenas sensaciones y con ganas de más Camilleri. Francamente entretenida.

Besos



lunes, 22 de mayo de 2017

Los imaginarios | A. F. Harrold


Los imaginarios de A.F Harrold ilustrado por Emily Gravett
Editorial Blackie books
240 páginas

MI OPINIÓN

Amanda es una niña llena de imaginación que completa el mundo real con el que ella crea. Un día encuentra dentro de su armario a Rudger, y se convierten en mejores amigos. Hasta ahí todo normal, salvo por el hecho de que Rudger es un Amigo Imaginario. Todo funciona a la perfección hasta que el misterioso Sr. Bunting se presenta en casa de Amanda acompañado por una niña un tanto siniestra. El Sr. Bunting es capaz de ver a Rudger cuando nadie más, excepto Amanda, puede hacerlo, empezando así sus problemas pues Rudger descubrirá que el hombre pretende comérselo para así ganar un año más de vida.

Cuando Amanda es atropellada por un coche y empieza a olvidar a Rudger éste deberá refugiarse en una librería, el único lugar, aparte de la mente de un niño, donde existe suficiente imaginación para mantener vivos a todos los Imaginarios que habían empezado a Desaparecer.

Los Imaginarios encierra una historia tierna, llena de amistad, del valor de ésta, aunque también se añade un cierto toque de terror y aventuras que hace que se lea muy fácil y en un suspiro.

La verdadera protagonista del libro es la Imaginación y de ella, Harrold demuestra ir swrvido. Con algunas escenas espectaculares como la del hospital, o con la historia de fondo que se encierra en sus páginas. ¿Qué pasa con nuestros Amigos Imaginarios cuando nos convertimos en adultos? ¿Cómo es su mundo? ¿Cómo es nuestro propio mundo con unas pinceladas de fantasía?

La edición es también una preciosidad, ideal para regalar a los más pequeños o a los más creciditos. Viene acompañado de unas fantásticas ilustraciones de Emily Gravett que encajan a la perfección con el tono del texto y que hacen de la experiencia de la lectura algo mucho más visual si cabe, utilizando recursos muy originales en consonancia con la narración.

Los imaginarios me duró un día en las manos, me encantó sumergirme en ese mundo de fantasía, de color e inocencia que desgraciadamente abandonamos al ir cumpliendo años. Me parece una lectura magnífica tanto para niños como para los adultos que encontrarán mensajes que quizá a los más pequeños les pasen algo desapercibidos. Muy recomendable cuando apetezca una lectura entrañable y que deje con una sonrisa en la boca. Genial de nuevo por los de Blackie books.

Besos  


miércoles, 17 de mayo de 2017

Zodiac | Sam Wilson


Zodiac de Sam Wilson
Editorial Destino
432 páginas

MI OPINIÓN

Zodiac es uno de los últimos thrillers distópicos que nos llegan de la mano de Destino, con un concepto muy original, según el cual la línea que divide una existencia de poder y abundancia de otra de pobreza queda trazada según el signo zodiacal bajo el que se nazca, el cual regirá la suerte en la vida de las personas.

La historia comienza cuando en la ciudad de San Celeste, Rachel, una chica de la limpieza llega a casa de Peter Williams, el jefe de policía, encontrándolo muerto dentro de una zanja con una cuchillada en el abdomen. Al lado del cuerpo aparece, grabado en la tierra, el signo de Tauro, por lo que en un principio el móvil parece ser político, recayendo las sospechas en el grupo Rebelión Aries, que se conforma por miembros de dicho signo, el peor valorado y que conforman el estrato más bajo de la sociedad.

Es el detective Jerome Burton el que se encargará de la investigación tratando, junto a la astróloga Lindiwe Childs, de desentrañar todos los oscuros recovecos que este caso parece albergar. Surge entre ambos protagonistas cierto conflicto de caracteres ya que Burton es un policía Tauro, mucho más centrado en las pruebas físicas, tangibles y con un método riguroso, tratando en ciertos puntos con algo de condescendencia a la ciencia astrológica con la que trabaja su compañera.

Junto a esta historia, nos encontramos con otra línea temporal situada en el pasado que acabará por converger con la del asesinato del jefe de policía de San Celeste. Daniel Lapton, un influyente capricornio está tratando de averiguar qué pasó con esa hija que tuvo y cuya existencia acaba de conocer. Estas investigaciones terminarán por convertirse en toda una obsesión para él y en el centro de su vida.

Quizá es precisamente esta trama policial la que flojea en cierto modo por su previsibilidad, aunque aun así no impide que el libro pueda ser disfrutado hasta el final para tratar de encajar todas las piezas que surgen a lo largo de la lectura.

Es en el aspecto de ambientación y construcción de la sociedad donde creo que la novela gana. Nos encontramos ante una sociedad dividida en estratos según el signo del zodiaco, donde una mayoría queda asfixiada por una minoría elitista sufriendo graves consecuencias vitales y estigmas desde el nacimiento. este punto de partida me apreció  interesante, aunque quizá haya echado en falta algo más de desarrollo, que se hubiese explicado más ese trasfondo de clases sociales, el por qué o la función de cada signo. Se trata de resolver con una breve descripción de cada signo al principio del libro pero que a mí, personalmente, me ha sabido a poco, y en ese punto la novela se ha quedado algo corta.

Este contexto tan original queda perfectamente integrado en la trama policial, sin que en ningún momento los elementos distópicos o la astrología y sus instrumentos queden desnaturalizados o choquen demasiado al lector.

En definitiva, Zodiac es un thriller muy disfrutable, muy fácil de leer y que cumple totalmente el propósito de entretener. A ello se le suman los tintes distópicos que le dotan  de mayor originalidad, un punto distinto y que, en mi opinión, es de lo más destacable  del libro.

Besos

miércoles, 10 de mayo de 2017

Como fuego en el hielo | Luz Gabás


Como fuego en el hielo de Luz Gabás
Editorial Planeta
576 páginas

MI OPINIÓN

Conocí a Luz Gabás a través de su primera novela, Palmeras en la nieve, una historia que me fascinó y que me dejó con ganas de seguir leyendo a la autora en todo lo que publicase. Por eso cuando salió Como fuego en el hielo no pude resistirme y le adelanté unos cuantos puestos en esa ya monstruosa pila de libros que amenaza con caer sobre mí y arrebatarme la vida.

Como fuego en el hielo es la historia de un amor imposible, aunque definirlo sólo así sería quedarse algo corto. Que hay un amor al que le surgen todos los obstáculos inimaginables es un hecho, pero si conectas con todo el conjunto de la novela descubres otras caras del relato que personalmente me parecieron muy interesantes.

Los protagonistas son Attua y Criselda, dos jóvenes que han nacido en Albort, trasunto de la real Benasque y que se aman desde siempre. Lo que les caracteriza a ambos es su afán por salir de un pueblo árido y duro, donde las condiciones tan extremas de vida hacen que ambos se ahoguen, soñando con un futuro en común mejor y fuera de esas tierras. Son dos jóvenes con una gran pasión por formarse y descubrir mundo. Sin embargo la vida tiene sus propias maneras de jugar con el destino de las personas y los pondrá a pruebas de distintas formas, causando el desasosiego del lector que contempla sin poder hacer nada un despliegue de desdichas donde quizá encuentro el único pero de la novela. Y es que parecen demasiadas, todos esos giros de la historia, esos nuevos quiebros del destino y esas pruebas a las que son sometidos, a cada cual peor, pueden causar en algunos lectores cierto aire de irrealidad.

No solo Attua y Criselda se tendrán que enfrentar a las mayores dificultades, al peso del honor y a la superación personal, si no que todos los personajes de la novela tienen su particular odisea.

Luz Gabás nos traslada con una narración fluida y apasionante a la difícil España de mediados del S. XIX, un periodo de tiempo que, creo, no ha sido muy tratado en la literatura y que me ha parecido particularmente interesante.

La trama se sitúa sobre todo en lugares fronterizos con todo lo que eso conlleva a la hora de tratar la psicología de los personajes. En el lado español con Albort o Panticosa y Cauterets y Luchon en la vertiente francesa, Como hielo en el fuego nos transporta hasta una época en que comienzan a tener éxito los balnearios como punto de descanso y veraneo de la nobleza y la alta burguesía. Es fascinante acudir a la recreación del nacimiento de los mismos y ver las diferencias entre un país u otro y las facilidades con las que contaban unos que no tenían los otros debido a la inestabilidad política imperante en la época.

Es también el momento en que empiezan a  darse en España el fenómeno de los viajeros que se acercan a nuestro país espoleados por un sentimiento romántico, espíritu que queda totalmente reflejado en la novela. Comienza también el pirineismo, tratando de ser un claro homenaje a nuestras montañas, y el momento en el que las primeras mujeres, aristócratas o burguesas, eso sí, comienzan a disfrutar de cierta libertad a través del turismo termal y las excursiones a las cumbres.

Como fuego en el hielo encierra un plantel de personajes complejos que se debaten en todo momento entre lo deseado y lo correcto, el honor y la razón o el sentimiento. Quizá viéndolo con los ojos de la actualidad cueste entenderlas o justificar sus actuaciones, pero Luz lo hace tan bien y te sumerge tan de lleno en esa época que resultan perfectos en todas sus contradicciones.

Una novela que bebe del movimiento del Romanticismo, muy bien escrita, con mucha destreza, y que me deja con ganas de seguir leyendo a Luz Gabás y las nuevas propuestas que nos quiera traer.

Besos

lunes, 20 de marzo de 2017

Que me quieras | Merritt Tierce


Que me quieras de Merritt Tierce
Blackie books
216 páginas

MI OPINIÓN

*Por favor, guardemos un minuto para observar esta maravilla de edición...

Que me quieras es la primera novela de Merritt Tierce, en ella se nos cuenta con un estilo brutal y descarnado la vida de una camarera de restaurantes en Texas. La vida de Marie, nuestra protagonista, es una sucesión de desgracias que van desde las autolesiones para escapar del dolor real, la promiscuidad compulsiva e incontrolable, el abuso de drogas hasta un embarazo adolescente no buscado. No deja de sorprender que una chica que lo tenía todo para construir una vida a la altura de las grandes expectativas que todos tenían sobre ella, de repente vea frustrado ese futuro tan prometedor.

El argumento de la novela puede llegar a asustar a un lector que no quiera verse enfrentado con la parte oscura de la vida, pues en apenas 30 páginas se nos presentan todos los problemas con los que la joven Marie tiene que lidiar, haciéndose todavía más duro para el lector por el uso de la primera persona, fría y cortante, incluso en algún punto lacónica y sin florituras con que nos cuenta todo Merritt.

En un principio parece un libro más sobre los traumas de su personaje principal y cómo estos le abocan a un mundo oscuro, una sucesión de acontecimientos que tratan de explicar lo que pasa por la cabeza de Marie, tal vez buscando cierta redención a través de las palabras. Sin embargo, a medida que avanza la novela, se dirige hacia una dirección que tal vez resulte más interesante y novedosa pues he tenido la sensación de que los supuestos traumas y adicciones sólo son utilizados como recurso estilistico para contar una historia mucho más normal. En ningún momento he llegado a sentir que el abuso de las drogas o su recuperación y posterior recaída o el sexo desenfrenado hayan tenido una especial importancia a efectos vitales, causando ese final dramático que estuve esperando a lo largo de las páginas, sino que Marie parece ser consciente en todo momento que su vida es esa por elección propia, y como tal la cuenta, mientras nos habla de sus trabajos como camarera y el mundo que se respira en ese trabajo. Sus problemas no dejan de ser mas que la atmósfera en la que discurre su devenir. Se cuentan porque están ahí, forman parte de su día a día.

El trabajo en el restaurante es un auténtico caos, con un jefe drogadicto, unos clientes a los que les encanta tomarse sus licencias, que no atienden a límite alguno, o el sexo entre compañeros, mientras todos parecen danzar un baile ensayado a la perfección que impide que todo ese caos trascienda a la clientela y le da a todo una pátina de normalidad.

La promiscuidad de Marie parece convertirse en una parte natural de su vida atendiendo a todo lo que le rodea. Las escenas son explícitas y contadas de una manera tan fría, distante y en cierto punto violenta que estás esperando el momento en que todo aquello acabe mal, pero nunca llega ese punto. Marie acepta la utilización del sexo o las drogas como vía de escape de una existencia que no es la que ella hubiera querido, pero que en cierto sentido es la que elige tener.

La estructura de la novela es original, no sigue un estilo cronológico y lineal, sino que utiliza  distintas escenas o pasajes de su vida a modo de piezas, siendo el lector el que ha de juntarlas para construir el puzzle saliendo de la lectura tratando de entender qué es lo que pasó.

En definitiva Que me quieras es un buen debut, arriesgado, con un estilo particular. Una historia sobre la intimidad de una persona, sobre la cruda vida, contada, o más bien testimoniada, desde el interior de Marie. No es un libro fácil ni para todo el mundo, pero a mí desde luego no me ha dejado en absoluto indiferente. Me ha parecido un libro que deja un poso incómodo, la libertad de dejarse caer, el derecho a errar cientos de veces, a decidir vivir al borde de un negrísimo abismo.

Besos




lunes, 6 de marzo de 2017

La hora de la araña | James Patterson


La hora de la araña de James Patterson
Editorial Duomo
544 páginas


MI OPINIÓN

La hora de la araña es el primer caso de Alex Cross, detective y psicólogo que conocí el año pasado gracias a la novela Vías cruzadas también publicada por Duomo. En la hora de la araña nos encontramos con Gary un psicópata cuyo único fin es ser alguien, superar a otros psicópatas y así conseguir ser reconocido a través de su maldad. Gary tiene una inteligencia muy por encima de la media y una capacidad de planificación fuera de lo normal, por eso cuando decide secuestrar a dos de los niños más importantes de la ciudad de Washington, no está llevando a cabo un plan descuidado y descabellado, si no el plan de su vida, ese para el que lleva preparándose desde el principio.

Alex Cross por su parte, es un afamado y eficiente detective que se verá envuelto en los delitos de Gary sin quererlo, pues éste último quiere enfrentarse al mejor y derrotarlo, cualquier otra cosa no está dentro de su plan, y por tanto lo estropea. Alex ha perdido a su mujer en un tiroteo y vive con su abuela Nana y sus dos hijos. Está torturado por su situación vital y no se encuentra en los mejores términos con su jefe, con el que tiene varios encontronazos. Aun así siempre pretende hacer su trabajo mejor y llegar hasta el final sea cual sea el precio.

La hora de la araña es un thriller que hasta cierto punto se nota que es la primera de las historias de LAex Cross escrita en 1993 por el autor. La estructura de la novela me ha parecido en algún punto equívoca, dando una serie de saltos o dejando asuntos inconclusos que dan la sensación de no contar con un guión de escritura claro, como si existieran cosas sin un propósito claro dentro de la novela, y no llevaran a ninguna parte. También se nota en la narración, algo más simple que en Vías cruzadas y con algún que otro diálogo forzado.

Todas estas deficiencias las suple con un buen ritmo, ya que, salvo algún estancamiento puntual, se mantiene lineal a lo largo de la novela. Patterson consigue pincharnos con el aguijón de la duda, que no tengamos claro hacia dónde se dirige y cuál es la verdad sobre el caso de secuestro. Me hubiese gustado, eso sí, que la faceta de Alex Cross como psicólogo hubiera tenido mucha más relevancia a la hora de llevar la investigación, pues tengo la sensación de que la posible importancia de los perfiles psicológicos queda deslucida. 

En definitiva, La hora de la araña es un thriller con buen ritmo, una lectura de las que yo llamo palomiteras, que no requieren de ningún esfuerzo del lector y que a cambio son fácilmente disfrutables y entretenidas.

Besos

lunes, 27 de febrero de 2017

Muertos prescindibles | Hjorth & Rosenfeldt


Muertos prescindibles de Hjorth & Rosenfeldt
Editorial Planeta
592 páginas

MI OPINIÓN

Necesitaba una buena tanta de asesinatos. Literariamente hablando, se sobreentiende. Para ello nada mejor que contar con el psicólogo criminalista más antipático del panorama novelesco, Sebastian Bergman. La primera de mis exigencias no podría haber quedado mejor cubierta, en las páginas iniciales nos topamos con una fosa en la que aparecen seis cadáveres, dos excursionistas y lo que parece una familia compuesta por los padres y sus dos hijos que manifiestan signos de haber sufrido tortura, además de haberles sido arrancados todas las piezas dentales para evitar así su identificación.

Rápidamente el caso pasa a manos de la Unidad de homicidios de Torkel que tras los acontecimientos de Crímenes duplicados, está un poco tocado. Además Vanja está pendiente de que le sea concedido un curso del FBI, algo que todos dan por hecho, y que le hará abandonar al grupo. Por ello hay que empezar a buscarle una sustituta, que no será otra que Jennifer una joven inquieta, curiosa, con una gran capacidad de trabajo y que lo vivirá como la manera de cumplir su sueño.

Pronto se hace evidente que es necesaria la presencia de Sebastian Bergman por las características del crimen y el, en su propósito de aprovechar cualquier oportunidad de estrechar lazos con Vanja no dudará en aceptar.

Sin embargo la investigación adelanta a duras penas debido a las trabas que el caso presenta, encontrándose muchas veces en un callejón sin salida.  De hecho la trama avanza más por los errores ajenos o por pura suerte y azar que por hallazgos propios, lo que hace que a mitad de novela el ritmo se ralentice algo.

Quizá en Muertos prescindibles los autores hayan tratado de poner el foco más en los personajes y la evolución sufrida por los mismos que en imprimir un ritmo endiablado a las pesquisas sobre el asesino de los cadáveres de la fosa. De hecho creo que son la cien últimas páginas las que cogen mayor velocidad y te llevan hasta el final sin respiración.

A pesar de lo que pueda parecer por lo dicho anteriormente, no me ha disgustado en absoluto este registro. De hecho creo que era necesario, porque así nos deja a todos los componentes del grupo en un punto mucho más avanzado que en la entrega anterior y que, de no haberlo hecho así, hubiera resultado forzado o poco creíble. Los dilemas, alianzas y preocupaciones que siembra Muertos prescindibles me parecen de lo más interesantes y creo el desarrollarlos hará de la cuarta entrega un libro imprescindible en la saga.

En definitiva, una tercera novela en la serie de Bergman que esta completamente a la altura, en la que los grandes protagonistas son nuestros investigadores y su evolución vital. Eso sí, id preparados para encontraros con un final de esos de infarto y que dan ganas de encadenarse en la puerta de Planeta para que saquen ya la siguiente novela. No hacerlo podría ser considerado una forma de tortura.

Besos

lunes, 30 de enero de 2017

Patricia Brent, solterona | Herbert George Jenkins

Patricia Brent, solterona de Herbert George Jenkins
DÉpoca editorial
290 páginas

MI OPINIÓN

Londres, I Guerra Mundial. Patricia vive en la pensión Galvin regentada por la señora Craske-Morton junto a otros inquilinos como las señoras Mosscrop-Smythe, Wangle, Hamilton, Sikkum y los señores Sefton, Cordal y Bolton. Los días pasan tediosos entre su trabajo como secretaria de un político en alza que parece que nunca va a llegar a nada y su vida en la pensión, donde una mañana escucha cuchichear a varias inquilinas sobre su vida sentimental, o más bien, sobre la falta de la misma, no dudando en calificarla como solterona.

Herida en su orgullo, Patricia trama un plan para darles a sus compañeras de pensión su merecido, lo que no sabe es que la indiscreción de las mismas la va a hacer tener que llevar la broma mucho más lejos de lo que pensaba. Es así como conocerá a Peter un joven coronel que el destino pondrá en el camino de Patricia. De esta manera comienza una comedia romántica de enredos apta para aquellos que decidan pasar un rato de lo más agradable. 

El punto fuerte de Patricia Brent, solterona no es tanto la trama que, quizá por el paso del tiempo, dista de ser novedosa o poco predecible, si no en los personajes. Todos ellos resultan entrañables, sobre todo los secundarios porque la protagonista en alguna ocasión me sacó de mis casillas, pero los secundarios están muy bien trazados, llenos de comicidad sin caer en el esperpento siendo los verdaderos motores de la historia, pues aunque el peso de la misma la ostenta Patricia, no deja de ser una novela coral en la que todos juegan su papel.

De todos me quedo con Gustave el mayordomo de la pensión, un personaje muy entrañable y que me ha regalado muchas de las mejores y más simpáticas escenas, a pesar de sus escasas apariciones. Lo mismo me ocurre con el Señor Triggs, un anciano cordial, cercano, honesto y querido por los personajes y por el propio lector que pese a sus años goza de más vitalidad que muchos de los jóvenes que le rodean.

No puedo terminar mi opinión sin hacer mención  especial a dos cosas. La primera, y como siempre, es la traducción. Es importante una buena traducción para no notar el paso del tiempo más que en lo imprescindible y Dépoca lo ha vuelto a conseguir. Y en segundo lugar, las ilustraciones a todo color de la novela de la mano de Iván Cuervo con las que me ha terminado de enamorar de esta edición.

En definitiva, si buscáis una lectura ligera, agradable y con la que pasar un buen rato para terminarla con una sonrisa, Patricia Brent, solterona es una muy buena candidata. Otro clásico que agradezco que la editorial Dépoca haya rescatado.

Besos

lunes, 2 de enero de 2017

La Guerra de las dos rosas: Trinidad | Conn Iggulden


La Guerra de las dos rosas: trinidad de Conn Iggulden
Editorial Duomo
528 páginas

MI OPINIÓN

Hace unos meses os traje la reseña de la primera entrega de la tetralogía de la Guerra de las dos rosas contada por Conn Iggulden que narra la guerra civil que sumió a Inglaterra en un periodo de lucha a cuartel que duró treinta años. Hoy os traigo, Trinidad, la segunda parte.

En ella nos encontramos con un país tranquilo en la superficie, aunque con cierto malestar en la corte, donde la lucha soterrada sigue siendo el pan de cada día. El Rey se halla sumido en un estado letárgico que le impide gobernar el país, por lo que se ha nombrado a Ricardo de York como Protector del reino. Un Ricardo que, a pesar de que a sus enemigos les cueste admitirlo, está dirigiendo el país con acierto, y si ben no esconde su ambición, espoleada por sus defensores, siempre antepone la lealtad a su país y su rey por encima de todo.

En las sombras y con un mayor protagonismo que en Tormenta, algo que eché en falta, tenemos a Margarita, la reina, que ya no es la niña ingenua y asustada que llegó a Inglaterra sino una mujer fuerte, marcada por las desgraciadas circunstancias que le están tocando vivir y que tratará de luchar por que su hijo sea reconocido como Príncipe de Gales y asegurar así su futuro.

Una de las cosas que más me pesaron en la primer aparte fue el número de batallas y el detalle con el que estaban contadas, no era algo que me llamara la atención en absoluto y lo recuerdo como momentos que me ralentizaban la lectura, a pesar de no ser excesivamente tediosos. Sin embargo en Trinidad siento que esto se ha reducido al máximo, no porque no se narren batallas, sería imposible saltárselas, sino porque están contadas con menos detalle, o esa es la sensación que me ha dado, porque no me he encontrado con el sentimiento de estar entorpeciendo el ritmo de la novela.

No obstante, si algo me ha resultado apasionante en esta segunda parte, son las intrigas palaciegas, esos dimes y diretes, esa lucha en la sombra por ganar aliados y arrebatárselos a los demás, las venganzas y trampas tendidas a los enemigos, los golpes de efecto y el espionaje que otra vez corre a cargo del genial Derry Brewer, personaje que a pesar de ser ficticio, aunque no los ea el cargo que ocupó, ostenta el protagonismo de algunos de los mejores pasajes de la novela.

El punto de vista del pueblo llano queda más diluido en Trinidad, donde sólo se nos dan breves pinceladas del malestar del mismo en ciertas ocasiones, mientras las altas esferas están más ocupadas en mover sus fichas para no perder su poder que en gobernar y organizar el país.

Si me tengo que quedar con un personaje es, sin duda, Ricardo de York, pues me ha sorprendido totalmente. Al final de Tormenta tenía una imagen de él que al finalizar Trinidad se ha revelado como completamente equivocada. Un hombre que supo gobernar con acierto anteponiendo el bien de Inglaterra a sus propios intereses, y que siempre actuó, podamos estar de acuerdo con sus actitudes o no, según lo que él opinaba era lo mejor para su país. Me quedo con ganas de conocer más a su mujer que tiene un par de momentos en la novela que me hacen pensar que debió ser muy fuerte e interesante.

No hay  mejor signo de que te ha gustado una novela que las ganas de seguir con la continuación, así que Trinidad me ha gustado mucho. Las cosas se han quedado en un punto muy interesante y creo, que ahora, comenzará un nuevo tiempo liderado por las nuevas generaciones, buscando venganza y restitución. La lucha esta servida.

Besos



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...